Email info@mktmarketingdigital.com ¡Llama ahora! +54 9 11 2645-4960

El furor de FaceApp que fue aprovechado por las grandes marcas

Esta semana está sucediendo algo muy curioso en redes sociales, se trata del revuelo que causó y sigue causando la polémica aplicación FaceApp, una herramienta digital que permite a partir de una foto actual visualizar cómo podríamos vernos cuando envejezcamos. 

Esta controversial aplicación se volvió viral luego de que cientos de personajes famosos a nivel mundial decidieran probarla, verificar cómo serían sus rostros con unos cuantos años más y luego publicarla en redes sociales para que todos sus seguidores vieran el resultado. 

A partir de allí y cómo a todos nos mata la curiosidad de vislumbrar el futuro, se volvió viral y millones de personas en el mundo descargaron FaceApp en sus celulares. 

FaceApp desde el punto de vista del marketing

La fiebre por este software ha hecho que marcas y empresas aprovechen la tendencia para montarse en la ola de esta corriente a escala mundial, poder obtener beneficios, producir contenido para sus redes sociales y conectar con su público.

Un ejemplo claro es el de Netflix Latinoamérica, sin duda la plataforma de televisión streaming siempre sabe cómo aprovechar estas oportunidades en la que un tema se vuelve viral y logran atarlo rápidamente a sus contenidos. 

Por su parte, TNT  América Latina hizo lo propio y también aprovecho el momento jocoso para mostrar cómo sus estrellas lucieran con al menos 30 años más. 

Por su puesto Nivea, la reconocida marca que se dedica al cuidado de la piel, no dejó pasar la oportunidad de FaceApp para de una manera divertida crear contenido referente al momento.

y las agencias de marketing también aprovecharon la ocasión.

Los peligros de FaceApp

Ahora bien, no todo es lo que parece y ya varios expertos han alertado sobre los riesgos que podría tener para la seguridad y la privacidad de las personas el uso de esta app. 

Resulta que el creador de este programa, Yaroslav Goncharov, ya ha estado envuelto en la polémica de robo de datos en 2017 con otras aplicaciones que ayudaban a las personas a embellecer sus rostros al aclarar la piel o colocar otro tipo de filtros. La diatriba se desata al conocer que este software indicaba al hacer la descarga que podía ser vendido a otra empresa y que los datos recabados de los usuarios también debían ser entregados como parte de la transacción.

Esto es una cuestión de alcance considerable si pensamos que aunque las aplicaciones como estas son gratuitas, en la inmensa mayoría de los casos los usuarios pagan el uso con información. Y más importante aún, además de que FaceApp accede a información confidencial de nuestro teléfono como datos de contactos y ubicación, también queda el registro de rasgos biométricos. Demasiado información para una sola empresa.

También puedes leer: WhatsApp brinda más seguridad a sus usuarios con su nueva actualización