4 creencias sobre el marketing digital que no son verdaderas

Contenido útil y verosímil para los usuarios

Indice

Las redes sociales han demostrado su poderosa influencia sobre la opinión pública y sobre el camino que tomarán los nuevos medios de comunicación en torno a ellas. Si bien son un canal que cambia con mucha frecuencia —y eso se debe, principalmente, a los intereses de los usuarios, además de los avances tecnológicos—, también ha quedado claro que todo tipo de contenido es capaz de ser viralizado, siempre y cuando éste tenga algo que decir.

 

Una de las tendencias más firmes que se viene gestando desde el año pasado es la mayor presencia de videos, dado el impacto que estos logran generar en el público. Si bien en un pasado no tan lejano era imposible imaginar que los videos se convirtieran en un factor crucial con respecto a la tracción de visitas, hoy en día la realidad da cuenta de, aún cuando el acceso a internet se da en mayor porcentaje a través de los dispositivos móviles, los videos llevan la delantera.

 

Un ejemplo contundente de esto es Tasty, el famoso sitio que pertenece al conglomerado de BuzzFeed, uno de los portales más exitosos en cuanto al desarrollo de material viral que existe en la actualidad. Tasty es una sección que cuenta con más de 80 millones de seguidores y que se dedica, básicamente, a compartir recetas sencillas en videos de poco más de un minuto de duración. Uno de los “trucos” para el éxito de estos videos (son compartidos miles y miles de veces por sus fans) es que otorgan un proceso que cualquiera puede llevar a cabo en su hogar, es familiar y accesible.

 

Esto, además, se anexa con la incorporación de links que proveen las recetas completas y con libros de cocina flexibles ante los gustos de cada quien, lo cual significó todo un acierto por la novedad. La premisa es tan simple como compleja: Adaptarse al interés de cada usuario y personalizarlo lo más que se pueda. Y eso se logra sólo con una medición y observación precisa de las estadísticas, conociendo a tu público. Tanto así de importante es este punto para los dirigentes de Tasty que, incluso, han creado sus versiones para países como Japón y Brasil.

 

 

 

Sin embargo, no todo tiene que ver con los videos, porque contenido viral, novedoso y atrayente se puede crear desde el punto de partida que mejor te parezca. Y esto es exactamente lo que demuestra el caso de Tomás Balmaceda, un joven periodista y escritor que se dedica de lleno a los medios. De hecho, es influencer en Twitter a través de su cuenta @capitanintriga, en donde amasa la cantidad de casi 60 mil seguidores.

 

El año pasado, tras una polémica afirmación del ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, éste renunció a su cargo, dejando un vacío en la cartera durante algunos días. Ante esto, a Balmaceda se le ocurrió hacer un chiste en la red del pajarito y tuiteó: “Super mega feliz con haber sido designado Ministro de Cultura porteño. Gracias Horacio por confiar en mí y gracias a todos por el apoyo”.

 

Lo que parecía ser un chiste obvio, pronto comenzó a alcanzar el rango de lo verosímil cuando varios medios de noticias prestigiosos levantaron la información como real (y sin chequear). Frente a esto, Capitán Intriga comenzó a responder con ironía e incredulidad frente a lo que ocurría. Entonces, decidió redoblar la apuesta de lo que había sido iniciado con absoluta inocencia: Intervino algunas tapas de portales como Clarín y de hasta el correo oficialista. La historia se extendió hasta que incluso modificaron la información difundida en Wikipedia.

 

De todo esto nos surgen las siguientes preguntas: ¿Son las redes sociales el nuevo “Si sale en televisión es cierto”? A pesar del auge de los videos, ¿hay un límite real en la generación de formatos para los contenidos o todos ellos pueden convivir en una misma estrategia de marketing? ¿Es conveniente enfocar nuestro proyecto a un único formato para generar marca y estilo? Sólo la experimentación a conciencia te dará la respuesta, porque así como los contenidos pueden segmentarse, los proyectos, muchas veces, también.

 

¿Cómo identificar y evitar la desinformación de contenido en las redes sociales?

 

Las redes sociales se han convertido en un medio popular para compartir y consumir noticias y contenido. Sin embargo, este entorno también ha dado lugar a la propagación masiva de desinformación, noticias falsas y teorías de conspiración. Para mantenernos informados de manera precisa y confiable, es crucial aprender a identificar y evitar la desinformación en las redes sociales.

 

Verifica la fuente: El primer paso para identificar la desinformación es verificar la fuente del contenido. Investigue la reputación y credibilidad del autor, la página o la cuenta que lo publica. Busca señales de profesionalismo, verificación de hechos, y experiencia en el tema. Las fuentes confiables suelen ser periódicos reconocidos, medios de comunicación establecidos, instituciones académicas y organismos oficiales.

 

Evalúa el contenido: Analiza críticamente el contenido que encuentras en las redes sociales. Presta atención a los detalles como títulos sensacionalistas, imágenes manipuladas o fuera de contexto, y afirmaciones sin sustento o evidencia. Verifica si otras fuentes confiables respaldan la información y si hay una versión equilibrada de los hechos.

 

Consulta fuentes múltiples: No te limites a una única fuente de información. Compara y contrasta diferentes perspectivas sobre el tema en cuestión. Consulte diversas fuentes de noticias, verifique datos en sitios especializados o busque la opinión de expertos reconocidos en el campo. Obtener información de diversas fuentes te ayuda a formar una visión más completa y precisa.

 

Confirma con fuentes oficiales: Cuando se trate de información relevante para tu seguridad o bienestar, como noticias de salud pública, crisis o situaciones de emergencia, verifica siempre con fuentes oficiales. Los gobiernos, organizaciones de salud y organismos reguladores suelen proporcionar información precisa y actualizada en sus sitios web y canales oficiales de redes sociales.

 

Aprende a detectar las señales de alarma: Existen algunas señales comunes que pueden indicar desinformación, como faltas ortográficas y gramaticales, diseños de página poco profesionales, solicitudes de compartir rápidamente el contenido sin verificarlo, o la ausencia de información de contacto y referencias. Estar atento a estas señales puede ayudar a filtrar y evitar la desinformación en las redes sociales.

 

 

 

Estrategias efectivas para promover la veracidad del contenido

 

Algunas estrategias efectivas para promover la veracidad del contenido en redes sociales:

  • Educación y concienciación: Una de las estrategias más importantes para promover la veracidad del contenido en redes sociales es educar y concienciar a los usuarios. información. Comparte consejos prácticos para verificar la información y fomentar el pensamiento crítico al consumir contenido en línea.
  • Colaboración con fuentes confiables: Establece asociaciones y colabora con fuentes confiables y reconocidas en tu industria. Esto puede incluir medios de comunicación, organizaciones académicas, expertos en el tema y entidades gubernamentales. Al trabajar con estas fuentes, puede fortalecer la credibilidad de su agencia y promover contenido veraz en las redes sociales.
  • Verificación de hechos y transparencia: Prioriza la verificación de hechos antes de compartir cualquier contenido en las redes sociales. Asegúrese de que la información que comparte esté respaldada por fuentes confiables y de que sea precisa.

 

 

¿Cuáles son los tipos de contenido en redes sociales?

 

Algunos de los tipos de contenido comunes que se utilizan en las redes sociales:

 

Publicaciones de texto: Son mensajes escritos que pueden incluir actualizaciones, preguntas, citas o cualquier tipo de contenido textual. Estas publicaciones suelen ser breves y concisas, adecuadas para transmitir información rápida y directa.

 

Imágenes y gráficos: Las imágenes y los gráficos son elementos visuales que se utilizan mucho en las redes sociales. Pueden ser fotografías, infografías, ilustraciones o cualquier otro tipo de imagen que complemente el mensaje que se quiere transmitir.

 

Videos: Los videos son un tipo de contenido muy popular en las redes sociales. Pueden ser cortos, como clips promocionales o mensajes de pocos segundos, o más largos, como tutoriales o entrevistas. Los videos son efectivos para captar la atención del público y transmitir información de manera visual y auditiva.

 

Contenido generado por usuarios (UGC): El contenido generado por usuarios se refiere a las publicaciones o menciones creadas por los propios usuarios de una marca o comunidad. Puede ser en forma de reseñas, testimonios, fotos o videos que los usuarios compartan relacionados con la marca, productos o servicios.

 

Contenido en vivo: Las transmisiones en vivo se han vuelto muy populares en las redes sociales. Permite a las marcas y personas compartir eventos, conferencias, entrevistas o cualquier otro tipo de contenido en tiempo real, lo que brinda una experiencia auténtica y de participación directa con el público.

 

Contenido interactivo: Este tipo de contenido busca la participación activa del público. Puede incluir encuestas, cuestionarios, concursos o desafíos, que inviten a los seguidores a interactuar y compartir sus respuestas o experiencias.

 

Es importante tener en cuenta que estos son solo algunos ejemplos de tipos de contenido en redes sociales y que las plataformas pueden tener características específicas que permiten la creación de otros formatos. La elección del tipo de contenido tiene que estar previsto del objetivo de tu estrategia de marketing y del público al que te dirijas.

 

Lectura recomendada: 10 Consejos para aumentar tu alcance orgánico en Facebook

Recientes

Habla conmigo ahora
Hola 👋 Estamos en linea
¿En qué podemos ayudarte?