¿Cómo y por qué debemos tener una web optimizada?

¿Cómo y por qué debemos tener una web optimizada?

Indice

Hoy en día, casi el 80% de los usuarios acceden a una página en Internet a través del móvil. Esto, entre otras razones, se ha convertido en la punta de lanza para que queramos tener la garantía de tener nuestra página web optimizada, no sólo para su visualización en el ordenador o tableta, sino también en los smartphones de los cibernautas.

Pero, ¿cómo hacerlo y para qué exactamente? Estas preguntas serán respondidas en este artículo, con el fin de potenciar el principal objetivo de las marcas: tener una excelente presencia online, que a su vez redunde en más ventas.

Un sitio web optimizado no sólo garantiza que nuestros usuarios tengan una buena experiencia de navegación. También garantiza que volverán de nuevo y durante mucho más tiempo. En consecuencia, aumentarán las posibilidades de que compren nuestros productos o contraten los servicios que ofrecemos.

Según las estadísticas más recientes, cuanto más tiempo pase un usuario en nuestro sitio web, más productos conocerá y, con toda seguridad, encontrará uno que se adapte a sus necesidades. Para que esto ocurra, la usabilidad y una correcta experiencia de usuario son claves para mantener una web optimizada.

 

 

Beneficios de tener un sitio web optimizado

Mejora la experiencia del usuario y aumenta la usabilidad, lo que garantiza que los usuarios y clientes vuelvan.
Aumenta el tiempo medio de permanencia en el sitio, ya que es fácil de navegar y visualizar.
Mayor velocidad de carga de la web, ofreciendo a los usuarios la información en menos tiempo, evitando que abandonen la búsqueda.
Mejor posicionamiento en las SERPS (SEO), por lo que tendremos mayor presencia en los resultados de búsqueda de Google.
Genera una ventaja competitiva y valor informativo, favoreciendo la fidelización del cliente.
Aumenta la tasa de conversión.
Genera un código limpio y depurado para mejorar el orden, ahorrar espacio y el correcto funcionamiento del sitio.

 

 

 

¿Qué hay detrás de la optimización web?

Una optimización web no es más que un compendio de estrategias y técnicas de marketing que se utilizan para captar tráfico, interactuar con los usuarios y conseguir que se conviertan en clientes, o al menos en potenciales clientes de nuestro negocio o empresa.

Para conseguir una página web optimizada, entran en juego diferentes profesiones y habilidades, necesarias para llevar a cabo todas las acciones que permitan que nuestra página funcione a la perfección en todos los sentidos.

No es ningún secreto que construir un sitio web está al alcance de todos, ya que actualmente existen diferentes sistemas para crear modelos de páginas web totalmente gratuitos. Sin embargo, es importante ponerla en manos de profesionales del posicionamiento web para conseguir nuestros objetivos: posicionarnos, ser más relevantes, crecer en tráfico a medio/largo plazo y captar clientes.

 

 

 

 

Pasos básicos para crear un sitio web

 

1. SEO (OPTIMIZACIÓN PARA MOTORES DE BÚSQUEDA)

Son aquellas acciones y palabras clave objetivo, por las que nuestra empresa quiere aparecer en un buscador. La mayoría de las empresas se centran en optimizar sus páginas apuntando principalmente a Google, ya que es el buscador más utilizado del mundo.

Muy a menudo, la empresa de Mountain View modifica los algoritmos de su motor de búsqueda. Es por ello que debemos estar al día y mantener nuestra web optimizada para SEO, basándonos en 3 pilares fundamentales.

El primero de ellos es el Contenido, que determinará en mayor medida la posición de nuestra página en los resultados de búsqueda. Ya que Google es capaz de analizar cada página para determinar si los textos, imágenes o vídeos que utilizamos son relevantes o no, con respecto a la originalidad y calidad del contenido que utilizamos.

Luego está la Optimización de la Página, que se refiere a todos los aspectos técnicos que son necesarios para que aparezcamos en una buena posición en los resultados de Google. Algunos de los aspectos básicos que debemos cumplir son:

Nuestras etiquetas deben ser coherentes y contener la palabra clave que nos interesa.

El sitio web, y por tanto la página, debe cargar lo más rápido posible.

Nuestra web debe adaptarse a cualquier tipo de pantalla de ordenador o dispositivo móvil, es decir, debe ser responsive.

También es importante que la web esté encriptada, utilizando el protocolo HTTPS.

Finalmente, el último pilar para que nuestra web esté optimizada para SEO tiene que ver con los Enlaces. Google los utiliza para determinar la calidad de nuestra página y su relevancia para las palabras clave que utilicemos en ella. Por lo tanto, cuantas más webs de calidad enlacen a la nuestra, mejor será para nuestro posicionamiento SEO.

 

2. OPTIMIZAR EL RENDIMIENTO TÉCNICO

La facilidad con la que los usuarios puedan interactuar con nuestros contenidos dependerá de las prestaciones técnicas del sitio web que tengamos. Por este motivo, es un factor determinante si queremos aparecer en los resultados de búsqueda de Google.

En este sentido, optimizar la velocidad del sitio web es lo primero que debemos trabajar dentro de los temas de rendimiento técnico. ¿Por qué? Porque la velocidad de carga de nuestra página es uno de los indicadores de rendimiento más importantes y evidentes a simple vista. Podemos perder un usuario si nuestra web tarda entre 2,5 y 5 segundos en cargar. Por eso, para analizar nuestra web, podemos utilizar herramientas como GTMetrix, PageSpeed, Pingdom Website Speed Test, Webpagetest.

Del mismo modo, debemos pensar en el rendimiento de nuestro sitio en dispositivos móviles. Como hemos mencionado al principio de este artículo, casi el 80% de los usuarios acceden a una página en Internet a través de un teléfono móvil.

Ante este escenario, es absolutamente necesario que nuestra web cuente con versiones compatibles con estos dispositivos. Es decir, debe ser capaz de adaptarse a cualquier pantalla independientemente de su tamaño o resolución.

También es de gran importancia identificar los errores de hosting. Son aquellos protocolos http que empiezan por 4 o 5: 500 (error interno del servidor), 404 (página no encontrada), 403 (acceso denegado), 401 (acceso no autorizado), 400 (petición errónea). Cada vez que un usuario se encuentra con uno de estos molestos errores, abandona la página, por lo que debemos tener cuidado de no caer en ellos.

¿Cómo identificarlos? Utilizando crawlers como Screaming Frog o Botify.

Es importante tener en cuenta que cuando no es tu web la que causa problemas de rendimiento, éstos pueden deberse al host, es decir, a la empresa que se encarga de gestionar tu web y el servidor en el que se aloja para que los usuarios accedan a ella.

 

3. MEJORAR LA CONVERSIÓN Y LA EXPERIENCIA DEL USUARIO

Se trata de una reciprocidad total. Cuando optimizamos nuestra tasa de conversión, incluimos la mejora de todo aquello que ofrezca una mejor experiencia a los usuarios que visitan nuestra web y viceversa. Asegurando una buena experiencia de usuario mejoramos automáticamente nuestra tasa de conversión y su fidelidad a nuestra empresa o sitio web.

¿Cómo mejorar nuestra experiencia de usuario (UX)? Lo primero es identificar y analizar todos los datos que tenemos a nuestra disposición sobre nuestro sitio web.

Google Analytics es ideal para ello, ya que proporciona datos cruciales como el tipo de usuario (edad, ubicación, sexo, etc.), la tasa de rebote, la tasa de conversión y la tasa de abandono. También se pueden utilizar otras herramientas avanzadas de análisis, como AB Tasty, para evaluar el comportamiento de los usuarios.

 

 

A la hora de optimizar un sitio web, muchas empresas cometen el error de centrarse únicamente en perfeccionar un solo aspecto, como el SEO o la usabilidad. Sin sospechar siquiera que es imprescindible tocar y mejorar todos los aspectos para conseguir el equilibrio perfecto y que la web sea eficiente.

Existen 3 tipos de optimización: SEO, aspectos técnicos y experiencia de usuario. En marketing digital, debemos entender que estos trabajan de la mano y por lo tanto cada uno debe estar en sintonía con el otro.

Lograr un sitio web optimizado lleva tiempo y esfuerzo, pero todo ese tiempo invertido seguramente valdrá la pena.

 

 

 

 

¿Quieren asegurarse que su sitio web brille en el ecosistema digital?

 

En MKT, convertimos ese objetivo en realidad.

Con un equipo especializado en SEO, nos comprometemos a comprender profundamente lo que hace único a su negocio y colaborar estrechamente con ustedes para diseñar una estrategia a medida. Nuestro objetivo es no solo aumentar la visibilidad de su sitio, sino también atraer visitantes de calidad y, fundamentalmente, alcanzar resultados tangibles.

En el ámbito en el que operen, desde e-commerce hasta salud, pasando por el mercado inmobiliario o cualquier otro sector, poseemos el conocimiento y las herramientas necesarias para hacer que su marca sobresalga en el ambiente digital.

Pónganse en contacto con nosotros. ¡Avancemos juntos hacia el éxito!

Recientes

Habla conmigo ahora
Hola 👋 Estamos en linea
¿En qué podemos ayudarte?